Mis manías con las muñecas

Creo que un buen resumen de mis manías con las muñecas es que no me gusta que nadie se acerque a ellas para cualquier cosa ¿no? Porque no me gusta que nadie las toque (especialmente los que no conozco), no me gusta que les hagan fotos fuera de su propio contexto, no me gustan las fotos de grupo, no me gustan los intercambio de ropa, pelucas y ojos en las quedadas… si, lo que más domina mis manías con mis muñecas son esas tradiciones que se han ido creando a lo largo de los años de este hobby en quedadas y cosas así (tradiciones del hobby, igual sería un buen tema para un vídeo).

Porque cuando tú eres responsable de tus propias muñecas cualquier cosa que pueda pasar va a ser culpa tuya y no responsabilidad de otra persona. Nunca me ha pasado nada con mis muñecas pero podría haber pasado, especialmente una vez que en una quedada me secuestraron a Spike y le estuvieron quitando el pelo y haciendo fotos ridículas con la asquerosa peluca de una muñeca de porcelana, aquel día estuve a punto de no controlar al monstruo interior…

Porque si alguien rompe una de tus muñecas ¿qué haces? (sería otro buen tema para un vídeo…). Nunca he leído nada sobre gente rompiendo muñecas de otra gente pero imagino que sería difícil conseguir que se hiciera responsable y además, en mi caso, pagarme la muñeca no compensaría el daño que ha hecho porque mis muñecas son irrecuperables.

Lógicamente con mis amigos (y ellos saben quienes son), no tengo este tipo de problemas y confío ellos para hacer posar a mis muñecas, para ayudarme con las fotos y cosas así. Pero con los que son simplemente conocidos o con los que directamente no conoces de nada, por mucho que también tengan muñecas, de las mías más vale que se mantengan alejados.

Creo que antes no era así, pero desde la desaparición de Spike soy bastante paranoica con mis muñecas y no dejo que nadie se acerque a ellas más de lo necesario (o sea… unos 15 metros), en realidad tampoco es que las saque mucho de casa y menos a sitios en los que sé que habrá más gente que pueda querer tocarlas.

Y vuestras manías ¿cuáles son? ¿empezamos a comprar las sombrillas?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *