Decisiones difíciles de tomar

Esta semana ha sido una semana de divagar… estoy pensando en hacer vlogs de vez en cuando en este canal como hago en el otro y sería algo de este estilo improvisando cosas que pienso sobre este hobby y mis paranoias mentales.

La verdad es que ha sido todo porque he estado fatal toda la semana y por suerte he ido recuperando la voz y la lucidez… y he podido grabar un vídeo medio aceptable, pero no tenía muchas ganas de hacer uno de los temas que tengo pensados porque esos me gusta planearlos un poquito.

En cuanto al tema del vídeo… supongo que en algún momento seré valiente y decidiré vender las muñecas a las que ya no hago caso y dudo que vaya a hacer caso en el futuro. Creo que alguien que no está metido en este hobby no lo debe entender, pero estoy segura de que no soy la única que pasa por esto cada vez que tiene que tomar la decisión de vender a alguien.

Aquí si voy a escribir los nombres de los que me gustaría que se fuesen: Harry, Aaron y Faye. Los tres son producto de compras compulsivas en un momento de mi vida en el que llenaba con muñecas mis vacíos emocionales…

Luego está Yume, que fue la primera muñeca que compré después de empezar a salir con una persona a la que prefiero no recordar y fue un puro acto de rebeldía porque él no quería que yo comprase muñecas y estuve más de un año sin hacerlo, hasta que salió Midori. Pero la tengo muy desatendida y a veces pienso si debería comprarle a ella y a Hermione alguna cosa para dejarlas bonitas y poder tenerlas así en la estantería.

Que hablando de la estantería… ¡se llenan de polvo! No se llenan tanto de polvo como si estuvieran en otro sitio porque la estantería está cubierta pero es que no las uso casi nada… acabo de bajar a Spike para ponerlo de fondo en el vídeo de la semana que viene y las botas están de polvo que no hay por donde tocarlas. Claro que a Spike las piernas le salen 20cm de la estantería… y por eso las botas están llenas de polvo porque el pelo y todo está más normal.

Pero hoy tengo unas ganas horribles de vitrina y cuento los días para la apertura de Ikea en Valencia (agosto… ¡agosto!), porque hasta estoy pensando en bajar las cajas de la parte de arriba del armario y meterlos a todos dentro. En fin, ya cambiarán las cosas… que dicen que no hay mal que cien años dure ¿no?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: